Skip to content

Padre y abuelo en Jarabacoa

En Jarabacoa, la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente decidió condenar a dos hombres a un año de prisión preventiva luego de que un impactante caso de violencia doméstica causó gran conmoción en la comunidad local.

Tras la presentación de pruebas contundentes, el Departamento de Asuntos Públicos, a través de la Unidad de Prevención y Fiscalización de Violencia de Género de La Vega, Unidad de Violencia Doméstica y Delincuencia, logró tomar medidas de ejecución contra el padre y el abuelo de una joven de 15 años. Ha sido víctima de agresión y abuso sexual varias veces a lo largo de los años y ahora su padre está embarazada.

La pequeña sufrió el flagelo del incesto y el abuso psicológico por parte de su padre y su abuelo. Ambos hombres fueron detenidos por órdenes judiciales relacionadas con el caso, dijo el martes la Fiscalía General en un comunicado.

Según la solicitud de acción coercitiva, los abusos comenzaron mientras la joven vivía en una finca en Jarabacoa con su padre, su madrastra y otros hermanos.

En un momento de vulnerabilidad, su padre aprovechó que estaban solos para cometer el primer acto de agresión, que posteriormente continuó cometiendo, incluso después de trasladarse a otro lugar de la misma ciudad.

El Ministerio Público detalló que los abusos se remontan a cuando la víctima tenía menos de 10 años, inicialmente atacada por su abuelo y luego por su propio padre, quien también se la llevó y la sometió a abuso psicológico.

El hombre (el padre) le había dicho a su hija que no le contara a nadie lo sucedido porque era un secreto entre ellos, y aprovechó para realizar estos actos.

Esta situación continuó hasta el año pasado, cuando la joven, que actualmente tenía alrededor de 32,5 semanas de embarazo, fue enviada al hospital por su padre con el pretexto de estar embarazada de un joven no identificado a través de las redes sociales.

Durante el proceso de audiencia para conocer las medidas coercitivas, se constató que los imputados eran penalmente responsables del caso y corrían riesgo de fuga, por lo que como medida preventiva fueron detenidos de manera preventiva, cumpliendo con lo establecido en la Ley de Procedimiento Penal. Centro Correccional y de Rehabilitación El Pinito en La Vega.

El Ministerio Público califica provisionalmente estos hechos como violaciones al Código Penal dominicano, modificado por la Ley de Violencia Doméstica, y a la Ley de Protección y Derechos Fundamentales de la Niñez y la Adolescencia, enfatizando la gravedad y necesidad de los casos. El poder judicial respondió con contundencia.