Skip to content

Kelvin Rodríguez

En el sector Los Garajes de la avenida Juan Pablo Duarte, en Santiago, nuestro medio dio cuenta de un inesperado y escalofriante suceso que dio como resultado el traslado de dos cuerpos sin vida al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) y otra persona a un centro hospitalario local.

Se trató de un joven que, cegado por los celos, causó la muerte de un “amigo” de su expareja, la nombrada Wenny Hidalgo, de 29 años de edad. Esta también resultó herida a manos del mismo agresor y se encuentra recibiendo atención médica.

El homicida fue Kelvin Rodríguez, el cual, según informes, disp#ró fatalmente al joven Ramón Emilio Estrella, de 18 años, luego de que este último supuestamente estaba hablando con la mujer.

El arma utilizada en el crimen, la cual se encuentra ahora en posesión de la Policía Nacional, fue utilizada nuevamente por el despiadado, quien se propinó un impacto de proyectil en la cabeza, terminando así con su existencia.

En medio del dolor y la tristeza, el señor Daniel Rodríguez, padre del joven as#sinado, ha calificado de cobarde al hombre que le quitó la vida a su hijo y luego decidió quitarse la suya propia.

Las autoridades continúan investigando los motivos detrás de este terrible suceso, mientras que la comunidad se encuentra consternada por el hecho de sangre que tuvo lugar en estos alrededores citados.

En un reciente reportaje, indica un testigo del hecho que el hombre que cometió el ataque se quitó la vida tras haber sido perseguido por las autoridades tras haber herido mortalmente a la víctima.

Sin embargo, también ha surgido otra versión sacada del reportaje de José Gutiérrez, “Los Garajes de Santiago”, lo cual le da un giro al caso.

Pues, según la madre, dijo que jamás había visto al atacante y que habían recibido información de que lo amenazaron (a su hijo) porque supuestamente iba en un motor acelerado, de hecho, la novia del fallecido también confirmó que a su pareja lo amenazaron porque su motor se aceleraba mucho y podían cometer un accidente, según porque le habían cambiado el motor recientemente.

Fue por ello que el sujeto, sin mediar palabra alguna, se apersonó hasta la casa del fallecido y le quitó la vida con el arma de fuego. Con estos nuevos detalles, se espera que las autoridades competentes reúnan toda la información y esclarezcan el caso para determinar así cualquier responsabilidad adicional correspondiente.

Kelvin Rodríguez
Kelvin Rodríguez

MIRE EL VIDEO