Saltar al contenido

Jorge del Pozo

21 de noviembre de 2023

Jorge Del Poso recogió el sábado a su esposa en el hospital, donde llevaba tres días internada mientras recibía quimioterapia por un cáncer de colon, y la llevó a casa como de costumbre, sin pensar que sería la última vez.

Dos horas después, cayó un aguacero repentino y violentas inundaciones en el barranco cercano a la casa derribaron las paredes, provocando que el agua se filtrara dentro de la casa e inundara todo a su paso.

Al ver esto, Del Poso, desesperado, fue a ayudar a sus familiares; su esposa, cuñada y dos sobrinas, pero fue arrastrado por la presión del agua y perdió de vista a sus familiares. Un vecino ayudó a las mujeres a escapar, llevándolas de tejado en tejado y luego a la casa de otro vecino.

“Ellos tenían dos horas que habían llegado, parece ser que el afán, pensando en mami, entró y el agua lo sorprendió”, expresó Jeorgina del Pozo, hija del fallecido.

Asegura también que llamaron a la Defensa Civil y no se presentaron, por lo que procedieron a contactar a los bomberos; estos fueron, pero al no poder hacer nada se marcharon.

Jeorgina aseveró que fue gracias a un tío y a los vecinos, que se arriesgaron a buscar a su papá, que se encontraba desaparecido en su propia casa, y al que posteriormente encontraron muerto en la terraza.

“Parece ser que él chocó con algo porque tenía un golpe en la cabeza, y lo encontramos en la terraza boca abajo”, narró afligida la hija.

En el lugar del hecho había una finca, que era por donde pasaba la cañada, pero fue obstruida al ser “tapada”. En el lugar construyeron el residencial Wester Tower, donde fueron reduciendo la cañada y desviaron el desagüe, manifestó Jeorgiana.

Una pastora evangélica de esa comunidad, Rosaura Pérez, denunció que fue al ayuntamiento y la sacaron al momento que se dispuso a delatar la situación y tildándola de hablar tontadas.

“Aquí hay un problema de planificación, debieron poner un muro de contención, hacer un desagüe, pero no lo hicieron”, dijo la pastora entre llantos desesperados.

Luego de la tragedia se presentó al lugar de los hechos el Plan Social de la Presidencia (PASP), distribuyó raciones alimentarias, colchones y otros utensilios de primera necesidad.

Jorge del Pozo tenía 63 años y se desempeñaba como comerciante; tenía dos camiones, dos grúas y fungía como presidente de la zona del Partido Revolucionario Moderno (PRM). Era, además, el sustento de su familia. Dejó 5 hijos en la orfandad.

Familiares y seres queridos lo recordarán como “un hombre de bien y un héroe por salvar a su familia”.

Otras de las víctimas fatales fueron Vidal de Jesús y su madre Ericida Reyes, quienes murieron ahogados en el interior de su vivienda, en la misma calle Blasina Campusano, en el sector de Manoguayabo.

Jorge del Pozo
Jorge del Pozo