Skip to content

Habló Carlos Campusano

Las imágenes de video del hombre detrás del reciente ataque armado en Bo Nao han provocado una protesta pública en la ciudad.

En un video subido a internet, se puede ver a la persona siendo atendida en una camilla en un hospital público por las heridas sufridas en el lugar.

En el video, el hombre aparecía muy débil debido a sus heridas, y aprovechó para contar lo sucedido.

En sus palabras no se ve un tono de arrepentimiento o impotencia, sino una fuerte ira y odio.

El hombre admitió haberle quitado la vida a su esposa, su amante y colegas y haber herido gravemente a su hijo.

Además, mencionó su intención de acabar con la vida de otra persona, quien, según él, logró salvarse. La indiferencia con la que habló de estos horribles eventos y su indiferencia ante el dolor que causaron es notable.

El hombre también mencionó que se iba a ir tranquilo, como si hubiera hecho todo en su vida.

Está claro que no valora la importancia de la vida humana ni la seriedad de sus actos. Además, les dijo a sus amigos que no lloraran por él ni dejaran que sus hijas lo vieran. Este es otro ejemplo más de un individuo que parece carecer de empatía por los demás.

VER VIDEO