Skip to content

Francelys María Furcal

La Corte Nacional de Justicia celebrará este lunes una audiencia para decidir sobre la extradición del prófugo más buscado de República Dominicana, Francis María Faucal, sospechoso de asesinar al gerente de una ferretería donde trabajaba tras una violenta discusión.

Fucal, reivindicado por República Dominicana, fue detenido el pasado mes de agosto en el madrileño distrito de Tetuán.

La prófuga se tiñó el cabello de otro color y utilizó documentos falsos que obtuvo en el mercado negro por más de mil dólares y asumió una identidad colombiana a nombre de otra persona.

En el escrito, la fiscalía solicitó la entrega del imputado al país caribeño por un incidente ocurrido en abril pasado entre el prófugo y el gerente de la ferretería donde trabajaba.

Según los investigadores, esta cogió un arma blanca de una estantería y lo acuchilló, causándole una herida que finalmente acabó con su vida.

Su búsqueda comenzó en julio de ese mismo año, cuando se recibió información de que la prófuga era de extrema peligrosidad y había asesinado a un varón, abandonando inmediatamente el país.

A partir de ese momento se inició un trabajo de colaboración internacional realizando varias gestiones indagatorias que se prolongaron en el tiempo durante meses y que apuntaban a que la fugitiva podría trasladarse a España.

RD, COLOMBIA, BRASIL, FRANCIA Y ESPAÑA

Francelys abandonó inicialmente República Dominicana para llegar a Colombia, donde compró un pasaporte falso con identidad colombiana. Posteriormente viajó a Brasil, donde tomaría un vuelo a París y acto seguido otro a Barcelona.

"Debido a la extrema gravedad de los hechos cometidos y a su gran habilidad para evadirse de la justicia, se consideró por las autoridades dominicanas como la fugitiva más buscada del país", destacó la Policía tras su detención.

En un primer momento la situaban en Barcelona, pero tras varias gestiones y rastreos de todas las personas relacionadas con la detenida la búsqueda se centró en el madrileño distrito de Tetuán.

Ante la "extrema habilidad" de la fugitiva para eludir la justicia y la imposibilidad de localizarla, se llevaron a cabo investigaciones que permitieron finalmente detectar a una mujer que podría tratarse de la buscada.

Esta persona solo salía del domicilio por las noches y, además, cubría su cabello con una red de recogido, lo que "dificultaba su plena identificación".

Finalmente, y una vez interceptada, se pudo verificar que se trataba de la fugitiva gracias al cotejo de sus huellas, a pesar de haberse teñido el pelo y de utilizar una documentación falsa.

Francelys María Furcal
Francelys María Furcal