Saltar al contenido

El Ruido llamado Tolentino

22 de marzo de 2024

La comunicación es una gran tarea social y sobre todo un compromiso ético con los más necesitados, que siempre abrazaré éticamente en mi profesión.

Tengo que admitir que mi forma de comunicarme ha pasado factura a muchos de mis compañeros, quienes se mantienen muy alejados de mí por el peligro que genera.

El peligro de tener mi amistad porque el delito asusta a muchos comunicadores, lo cual es por eso prefieren hablar de temas como las encuestas políticas o la apreciación del dólar.

Ayer jueves y miércoles me escribieron con mucho respeto varios compañeros y no compañeros pidiéndome que no los etiquetara en ninguna de mis publicaciones, pues también me dijeron que las fotos de nosotros saliendo juntos quedarían archivadas y que mientras tanto no puedo cargar ni publicar algún contenido con ellos.

Desafortunadamente, la razón de esto es que muchas personas se sienten amenazadas de diferentes maneras simplemente por saber que las conozco.

Ahora, no puedo dejar de hacer lo que hago sólo para obtener su aprobación, pero también tengo que respetar su posición.

Por otro lado, también ha habido una ola de creadores de contenidos que tienen como política atacar nuestra imagen, argumentando que debemos bajar nuestra postura comunicativa, mientras que quienes nos quejamos constantemente son los hampa y los defensores de intereses oscuros.

Te lo diré claro, no te vamos a menospreciar.

Los delincuentes y sus aliados saben que están siendo feos conmigo y los creadores de contenido están siguiendo las líneas que están tomando para poder sacarme del juego, este ruido llamado Tolentino no le sirve al crimen ni al sistema en sí.

El Ruido llamado Tolentino
Ramón Tolentino